martes, 9 de octubre de 2012

FIEBRE AMARILLA

Fiebre Amarilla
 Es una enfermedad viral aguda e infecciosa causada por "el virus de la fiebre amarilla", que pertenece a la familia de los Flaviviridae  y del género Flavivirus amaril. Es una causa importante de enfermedad hemorrágica en muchos países de África y Sudamérica, a pesar de la existencia de una vacuna efectiva. Lo amarillo de la enfermedad se refiere a los signos de ictericia que afectan a algunos pacientes

    Aedes aegypti: principal vector del virus de la fiebre amarilla.

Cuadro Clínico

  •  Los casos más leves presentan un cuadro clínico indefinido, los ataques típicos se caracterizan por un cuadro similar al dengue que incluye comienzo repentino, fiebre, escalofríos, cefalalgia, dorsalgia, mialgias generalizadas, postración, náuseas y vómitos.
  • A medida que avanza la enfermedad, el pulso se vuelve mas lento y se debilita, aunque la temperatura sea elevada, a veces se observa albuminuria y anuria.
  • Es común una curva febril de incremento y disminución en meseta.
  • La leucopenia se presenta en los comienzo y es más intensa hacia el quinto día.
  • Los síntomas hemorrágicos comunes incluyen epistaxis, hemorragia vestibular y bucal, hematemesis (asientos de café o negra), melena.La ictericia es moderada en los comienzos de la enfermedad y se intensifica más tarde

 Diagnóstico

  El diagnóstico en zonas endémicas suele establecerse a partir de los datos clínicos. La confirmación del diagnóstico requiere la demostración de un ascenso al cuádruple en el título de anticuerpos en un paciente sin historia reciente de vacunación frente a la fiebre amarilla y si se han podido excluir reacciones cruzadas frente a otros flavivirus, o la demostración del virus de la fiebre amarilla, sus antígenos o genoma en tejidos, sangre o líquidos biológicos.

 Prevención

  •   El uso de una vacuna que es eficaz desde los 10 días hasta diez años después de colocada.
  • Medidas de control que se basan en el aislamiento de los enfermos para evitar en lo posible que sean picados de nuevo por los mosquitos vectores.
  • Desinsectación, el control de mosquitos y el empleo de medios que eviten las picaduras (ropa protectora, repelentes, redes), aunque estas últimas no siempre son eficientes en el control del mosquito.
  • El mejor método de control es la vacunación de la población receptiva (habitantes de zonas endémicas y viajeros a éstas).
  • Aislamiento:
  • Precauciones respecto a la sangre y líquidos corporales.
  • Desinfección concurrente.
  • Investigación de los contactos y de la fuente infecciosa.
  • Rociado aéreo.
  • Medidas internacionales.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Recomienda este blog!